EL ABSENTISMO EN LAS EMPRESAS

Actualmente existe un interesante debate sobre el absentismo laboral en España con la derogación del artículo de la Ley que permitía el despido por bajas médicas acumuladas. Dicha medida ha sido criticada por unos y aplaudida por otros. Tras este debate surgen preguntas como ¿Tienen las empresas españolas un problema real con las ausencias de sus trabajadores? El diagnóstico es limitado por la cantidad de datos existentes y por los factores que entran en juego, pero el organismo que abrió esta conversación cita al estudio de Fundación Adecco como referencia a la hora de haber tomado acciones en este asunto. La Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) desvela los siguientes datos.


La tasa de absentismo laboral se mide mediante el cálculo de horas a trabajar (sin contar festivos y vacaciones), las horas no trabajadas por baja laboral y otras causas ocasionales. Dependiendo del sector estudiado las horas pactadas son diferentes. En 2018, en algunos sectores se pactaron 1900 horas por persona y en sectores como la Educación tan solo 1300, dando una media global de 1630 horas por persona. Esto nos hace ver que si tomamos de referencia una jornada laboral de 8 horas, son 203 días de trabajo pactado de los cuales, de media, 87 horas o casi 11 días son perdidas por razones de absentismo, con un 70% del absentismo justificado por enfermedad común.



El estudio de Adecco nos muestra la cantidad de horas perdidas a causa del absentismo no necesario. Este cálculo supone 17,2 horas al año, o lo que es igual, algo más de dos días de jornada laboral. Dependiendo de por donde lo veamos nos puede parecer muchas horas perdidas o pocas, ¿Verdad?. Si calculamos esta tasa de absentismo en una población de 15,7 millones de trabajadores, se pierden 1.350 millones de horas al año o lo que equivale a 753.000 trabajadores no acudieron ni un solo día del año a su lugar de trabajo.


Desde la perspectiva del director jurídico del Grupo Adecco, Javier Blasco, el problema es de carácter económico y afecta a las pequeñas empresas, las cuales forman la mayoría del entramado empresarial español. Y Randstad nos recuerda que el absentismo laboral se sitúo en un 5,2% en el primer trimestre de 2019.

Uno de los posibles factores que se apuntan es el descenso de ausencias en épocas de crisis. Según los datos analizados existe un paralelismo entre las épocas de bonanza y las épocas de crisis. O dicho de otra forma, el factor miedo afecta a los empleados a la hora de acudir a su puesto de trabajo y actúa como una palanca de dolor que hace que el absentismo descienda en España.


Respecto a los territorios, también existen diferencias entre las diferentes comunidades autónomas, siendo El País Vasco la región con más horas perdidas en toda España. Eso no quiere decir que

sea una comunidad menos cumplidora, sino que cuenta con un sector Industrial en el que históricamente ha sufrido más el absentismo. La buena situación económica que disfruta la región y la fuerza sindical que existe en la región puede haber condicionado la situación actual. En esta provincia superan las 12 horas perdidas cada año, mientras que el otro extremo, Andalucía y Baleares que no llegan a las 8 pérdidas.


Si definieramos el perfil con mayor tasa de absentismo ¿Con qué perfil nos encontraríamos? Si se contaran las horas de baja en términos absoluto, aunque estén justificadas, las mujeres de mediana edad serían el perfil tipo. Pero sí excluyéramos la lactancia y la maternidad el perfil daría la vuelta siendo un varón con cierta antigüedad en la empresa y que ya goza de cierto estatus de mando intermedio. El respeto que se ha ganado en la empresa suele propiciar la seguridad de este colectivo, el cual comete las ausencias con cierta impunidad, ya que la indemnización por un despido improcedente es algo insalvable a la hora de tomar una decisión.

Los sectores con mayor porcentaje de ausencias han seguido constantes durante los años siendo el sector sanitario el que mayores tasas registra: médic@s, enfermer@s, administrativ@s, personal auxiliar, etc. Todos ellos se sitúan por la cima del ranking con una pérdida anual de 134 horas por cada colaborador; 16,7 jornadas. Este grupo es seguido por la Administración Pública y Defensa, donde se encuentran representados los cuerpos y fuerzas de seguridad. Otro estudio de Randstad muestra al sector de la fabricación de automóviles como la que mayores tasas de absentismo por incapacidad temporal. Los que menor tasa de absentismo tienen son los sectores de servicios informáticos y empleo.


Por último, el absentismo no tiene como raíz al trabajador, todo parte de la desmotivación , en la falta de pertenencia al proyecto por parte del trabajador o en factores como la falta de reconocimiento o el exceso de carga de trabajo.

En conclusión, el absentismo es un reto a solucionar por parte de las empresas y los trabajadores. Llegar a una forma de trabajar donde el absentismo no sea protagonista y comience a serlo aún más la productividad sería el panorama ideal. Pero debemos tener claro que el absentismo no tiene solo un causante, sino que dos o más agentes influyen en su incremento.

6 vistas

Atracción y retención de talento

  • White LinkedIn Icon
  • Twitter Icono blanco

©2023 by Bilva. 

Diagnóstico

Diseño de soluciones

Implementación

Beneficios