• David Larrinaga Ortiz

EL EMPLOYER BRANDING HA VENIDO PARA QUEDARSE

Nos encontramos en una época donde 3 generaciones totalmente distintas conviven en el sector laboral. Comenzando desde una generación, “Baby Boomers” (1949 y 1968), leal a su empresa, seguida por la generación X (1969-1980) , flexible, adaptable y enfocada en el su sector de la empresa, a una última generación que se está introduciendo hoy día en el mercado, los “Millenials” (1981-1996). Estos últimos tienen un pensamiento diferente a los anteriores, debido a que buscan un equilibrio entre trabajo y vida personal.


El trato que se da a cada una de estas generaciones es muy similar aunque sus necesidades y gustos sean totalmente distintos. Esto conlleva al problema que están teniendo las empresas hoy en día: la fuga de talento. Los empleados no ven satisfechas sus necesidades que establecen como prioritarias, lo que hace que roten de empresas rápidamente. De hecho, los Millenials tienen una media de 28 meses en una empresa. Esto se está volviendo un verdadero problema para algunas empresas, ya que se ven incapaces de detener la marcha de los trabajadores que ya han formado y moldeado a su gusto y de atraer a aquellos que podrían aportar un valor añadido al equipo.


Así, tanto los expertos en Recursos Humanos y negocios, como los directivos y responsables de las empresas, deben analizar cuáles son las causas que les abocan a este tipo de situaciones y los factores que les impiden conservar a los buenos trabajadores y hacer de su empresa un lugar atractivo para aquellos que buscan dónde seguir desarrollando su carrera.


En este contexto, ha surgido con fuerza en el último tiempo el llamado employer branding. El CIPD, la organización de recursos humanos más antigua del mundo, la define así: “… un conjunto de atributos y cualidades, a menudo intangibles, que hace que una organización sea característica, prometiendo una experiencia laboral determinada y atrayendo a aquellas personas que prosperarán y rendirán mejor en su entorno”.


O, lo que es lo mismo, la reputación de una empresa y su propuesta de valor ante sus propios empleados. El arte de ser percibido, tanto por los trabajadores propios como por los demás profesionales del sector, como un gran lugar en el que trabajar.



Pero, ¿por qué creemos que el Employer Branding no es una moda pasajera?


Cada vez más empresas son conscientes de que cuidar su Employer Branding es tan importante como cuidar de su marca global. Para poder ganar la batalla por el talento debes de ser una empresa atractiva y competitiva, y para esto trabajar el Employer Branding es vital.


Hoy en día, los candidatos tienen a su alcance toda la información que necesitan sobre las empresas, y son especialmente críticos. Buscan en Google y en la redes sociales información de la empresa y consultan opiniones de otros trabajadores, es decir, se forman una opinión previa antes de inscribirse a las ofertas de una compañía.


Si quieres que tu empresa sea competitiva y atraer al mejor talento, debes cuidar muchísimo tu presencia en redes sociales y la información que tanto tú como tus empleados compartís en Internet. Hoy en día es muy importante cuidar la percepción que el talento tiene de nuestra empresa, ya no sólo la que tienen tus posibles compradores.


Trabajando el Employer Branding puedes conocer el tipo de experiencia que viven tus empleados y saber qué son las cosas que estás haciendo bien y puedes potenciar, y cuales son los puntos que no están encajando y que debes de mejorar. Es una manera de no suponer nada, ya que son los mismos empleados quienes te están diciendo qué debes mejorar para que exista un ambiente mejor y ellos estén más motivados. Cuando los empleados dentro de la empresa están contentos, no sólo consigues retener ese talento que hace que lleguen los resultados, sino que empiezan a llegar nuevos empleados con talento con ganas de añadir valor.


En Bilva diferenciamos 4 factores dentro de la experiencia que viven los empleados: Espacios, Cultura, Tecnología, y Salud y Bienestar. Cuidar todas las fases y dominar todos los elementos que inciden en esta percepción marcará la diferencia y te convertirá en un referente para los candidatos, y para los empleados actuales.


Según un estudio del Wall Street Journal y el IOpener Institute for People and Performance, podremos disminuir un 66% las bajas laborales, un 65% la rotación y un 50% absentismo. Esto se transforma en reducción del riesgo de pérdida de empleados con talento, reducción de costes por bajas laborales y reducción de comportamientos tóxicos.




Además de que podremos aumentar la creatividad, productividad, motivación y eficiencia de los empleados en los número que vemos en la gráfica. Esto se resume en una mejora del cuidado del cliente, un aumento del bienestar emocional de los trabajadores y una mejora de resultados de la empresa.




Viendo todos los beneficios que puede llegar a tener trabajar de una manera eficaz el Employer Branding podemos entender que no va a ser una moda pasajera, es una tendencia que ha llegado para quedarse. Tal vez, sean pocas las empresas en España que estén trabajando este concepto, pero estas son las que en unos años van a tener a los mejores empleados y en consecuencia, los mejores resultados. Es por esto que desde Bilva, os animamos a empezar a hablar con vuestros empleados para saber realmente cómo mejorar vuestra marca.

56 vistas

Atracción y retención de talento

  • White LinkedIn Icon
  • Twitter Icono blanco

©2023 by Bilva. 

Diagnóstico

Diseño de soluciones

Implementación

Beneficios