¿HAS ESCUCHADO HABLAR SOBRE EL DIGITAL MIND-SET?

Todos/as aquellos/as que estáis involucrados en la gestión de personas habréis tenido que seguir adelante como habéis podido durante la pandemia del COVID-19. Sin embargo esta situación viene precedida de una transición que a día de hoy sigue existiendo en el departamento de personas.


Un contexto de empresas más globalizado, con colaboradores trabajando desde diferentes lugares del mundo y en un momento donde hasta el 80% de las empresas tienen dificultades para encontrar al perfil adecuado para los puestos de trabajo nos lleva a tener que adaptar un proceso de digitalización en el departamento de RR. HH. Además, esta pandemia ha acelerado la evolución de la digitalización y ha atascado otros procesos debido al entorno VUCA en el que nos ha tocado vivir.


El Director global de People & Change Center of Excellence, Robert Bolton, escribió un artículo titulado ‘Reinventing Work – A sequel to the Rise of the Human Series’, en el cual trata sobre la importancia de reinventarse y analiza algunos de los campos que los/las líderes de personas deben afrontar. Uno de los puntos clave que menciona es la importancia del Digital HR Mind-Set o Mentalidad Digital de Recursos Humanos.


Los beneficios del Digital HR Mind-Set son varios y no todas las empresas son propensas a coger esta tendencia. El hecho de que el departamento de personas piense en aplicar la tecnología en la empresa, hace referencia a que es una empresa con una cultura más centrada en los/las empleados/as y esa filosofía tiene un impacto directo en los resultados de la organización. Asimismo existen unos mitos a la hora de aplicar la tecnología en la gestión de personas que nos deberíamos quitar como los siguientes.


“Solo se le puede llamar digitalización de los departamentos de

personas si se aplica la tecnología”





El mito N.º 1 de la gestión de personas por excelencia es que para digitalizarse necesitas tecnología. Está claro que la tecnología es necesaria para digitalizar los departamentos de personas, pero no todo se basa en herramientas online. El cambio se puede abordar teniendo tres pilares en cuenta: los procesos de la empresa, las personas y la tecnología.


En cuanto al proceso, la clave está en entender cuál es la cadena de valor de la empresa y en qué áreas la implementación de nuevas tecnologías agrega valor a los empleados/as, y a su vez a los clientes. En cuanto a las personas, debemos asegurarnos de que tengan las capacidades digitales para afrontar nuevos roles y habilidades en el futuro. Si hablamos de líderes, deberían ser ellos quienes inspiren y ayuden a sus equipos a experimentar la transformación digital.


Como tercer elemento, debemos considerar qué tecnologías son las más adecuadas para llevar el negocio a un nuevo nivel. Según la encuesta de IDC, las tres categorías de tecnología de más rápido crecimiento en los próximos cinco años serán las soluciones en la nube, el Internet de las cosas y las aplicaciones móviles. Además, según datos de Gartner, para 2020, el 55% de las grandes empresas utilizarán al menos un robot para determinados aspectos del trabajo.



“Invertir en la transformación digital para la gestión de personas es cara y no todos podemos implementarla”





La inversión en la transformación digital de los recursos humanos no es necesariamente alta. Si solo consideramos aplicar la tecnología más compleja, es probable que ignoremos otros aspectos que son parte de una verdadera transformación digital y eso pueda hacer que se encarezca esta transición. Como hemos visto hasta ahora, la transformación digital tiene que ver con las capacidades de las organizaciones y los constituyentes, que operan bajo procesos de diferentes formas y utilizan nuevas herramientas para responder mejor a los clientes.


El proceso de transformación digital de los departamentos de personas puede comenzar con la implementación de nuevos métodos de trabajo en este campo para reformular viejas prácticas. Por ejemplo, algunos métodos que se pueden combinar y son económicos son los métodos ágiles o los métodos centrados en el usuario.


Entre los métodos ágiles, cabe mencionar Scrum. Se originó en el desarrollo de software y tiene como objetivo acortar el tiempo de implementación de un proceso, propuesta o producto específico. El equipo suele ser multidisciplinario para utilizar conocimientos y perspectivas de diversos campos.


Una vez que se determina el objetivo final del trabajo, el cronograma del proyecto se incrementará gradualmente en un corto período de tiempo, y se realizarán las pruebas y ajustes necesarios según sea necesario antes de que se alcance el resultado final. Idealmente, no debería haber más de 30 días entre prueba y prueba para maximizar el aprendizaje y encontrar nuevas soluciones de inmediato.


Utilizar estos métodos para reinventarse es un buen punto de partida y no implica tecnología avanzada ni costes imposibles.



Según el informe realizado por Deloitte, el 51% de las organizaciones del mundo están en proceso de rediseñar su estructura digital. Sin duda la digitalización viene con fuerza para introducirse en todos los sectores. Ahora bien, la pregunta estrella está en ¿Qué claves se requieren para crear una Mentalidad Digital? El secreto lo desvelamos a continuación:


Piensa en el mundo online y offline como un solo mundo. La forma de pensar digital busca constantemente generar experiencia en estos dos mundos, para que los dos se fundan en uno.


Mentalidad global desde lo local. Pensar globalmente y actuar localmente es otra habilidad que debe dominarse en el pensamiento digital. La globalización elimina cualquier frontera, por eso pensamos que no hay restricciones fronterizas, pero actuamos localmente, es decir, aplicamos acciones que nacen en otros lugares del mundo a nuestro ámbito más local.


Empatía. Los seres humanos somos cada vez más exigentes y queremos sentir que nos están entendiendo. La personalización y automatización de muchos procesos comienza por la empatía, entendiendo cómo ponernos en la posición de los demás, y siendo capaces de comprender sus prioridades y necesidades.


La capacidad de adaptarse al cambio. Debes ser capaz de identificar nuevas tendencias tecnológicas, aprender de ellas y saber implementarlas en tu empresa.


Como mencionábamos anteriormente, las metodologías Ágiles aplicadas a la gestión de personas o “HR Agile” favorecen en el diseño e implementación de nuevas estrategias de digitalización.


La metodología HR Agile, de la cual hablaremos en el siguiente post, te facilita la adaptación a las exigencias que tiene la era digital, como la inmediatez, la volatilidad, la personalización o el cambio constante. Dentro de las metodologías Ágiles las dos más conocidas son el Scrum, mencionado anteriormente, y Kanban


En definitiva, y como ya hemos observado, el pensamiento digital no es solo una adaptación al entorno tecnológico, sino también un cambio integral en la estructura de la empresa y la mentalidad de los trabajadores/as.

16 vistas0 comentarios