• David Larrinaga Ortiz

HR AGILE: CÓMO APLICAR LA METODOLOGÍA AGILE EN RRHH

Hace varios meses en Bilva redactamos un artículo sobre cómo aplicamos la metodología Agile en nuestro proyecto. Hoy os traemos este mismo concepto aplicado a los departamentos de RRHH o de personas.


Antes de comenzar, os refrescamos de qué trata la metodología Agile. Esta manera de organizarse permite adaptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto, consiguiendo flexibilidad e inmediatez en la respuesta para amoldar el proyecto y su desarrollo a las circunstancias específicas del entorno.



La metodología Agile es un sistema de trabajo que está cambiando el desarrollo de proyectos de muchas empresas, entre ellas, empresas tan conocidas como Google, Amazon o Microsoft. Esta nueva manera de trabajar está en pleno crecimiento debido a que las empresas que la llevan a cabo aumentan su productividad y motivación. Las claves de su éxito se basan en la organización y en el reparto de trabajo de una manera rápida y flexible entre diferentes equipos multidisciplinares.


Esta metodología es extrapolable a muchos ámbitos distintos, y uno de los que más encaje tiene es el área de RRHH o personas. En este ámbito tratamos de posicionar al empleado/a en el centro para ser capaces de adaptarse a las necesidades del día a día y ser competitivos con lo que demanda el mercado. Para ello, según el estudio de “Agilidad estratégica a través del Capital Humano” elaborado por la escuela internacional de negocios IESE, el 42% de las empresas está a favor de que este área haga uso de la metodología agile para mejorar su propuesta de valor interna con el fin de ofrecer un aumento de motivación, cooperación y toma de decisiones conjunta.


Existe un manifiesto Ágil donde se exponen los siguientes puntos que prioriza esta metodología:



Aplicar esta metodología en RRHH tiene numerosos beneficios:


  • Pone a la persona en el centro

Este mindset agile pone a los/as trabajadores en el centro y los trata como usuarios. Es decir, entendiendo que tienen ciertas necesidades y demandas que desde RRHH debemos de atender lo mejor posible para generar una mejor experiencia de la persona.


  • Genera entornos colaborativos

Al poner a las personas en el centro, estamos predispuestos a escucharlos y a que sean parte importante de la estrategia de la empresa para de esta manera, generar propuestas conjuntamente y tener en cuenta su opinión.


  • Personas motivadas y comprometidas

Esta manera de trabajar hace que las personas estén más involucradas lo que aumenta la motivación y compromiso de los/as empleados/as consiguiendo fidelizar el talento.


  • Mejora de captación de talento

Cuando estás en constante mejora de la experiencia de los/as empleados/as ellos/as te lo agradecen y valoran. Esto ayuda a que hablen bien de tu empresa y se genera una buena marca empleadora lo que atrae nuevo talento.


  • Se aceleran los procesos internos

Al no necesitar tener el producto/propuesta totalmente finalizada para comenzar a probarla, nos ayuda a acelerar los procesos y a que las personas vean resultados más rápidamente.


  • Mejora continua

Gracias a estar realizando constantes acciones nos da tiempo de escuchar, recibir feedback y mejorar, de esta manera, podemos volver a lanzar nuevas propuestas mejorando nuestra propuesta de valor de manera continua.


  • Estructura horizontal

Se eliminan las jerarquías, son los miembros del equipo quienes toman las decisiones de manera conjunta. Ayuda a que la verticalidad sea transformada en una metodología de trabajo horizontal, donde todas las ideas son tomadas en cuenta.


Una vez entendemos de qué trata HR Agile y qué beneficios tiene, os invitamos a tomar acción y a comenzar a aplicarlo en vuestras empresa. Para ello, os vamos a dar varias pasos a seguir para comenzar a aplicarlo correctamente:


1. Identifica los puntos de mejora

Antes de comenzar a realizar un cambio tan importante como este, es muy importante conocer en qué estado se encuentra tu organización. Para ello, los/as directores/as deben depositar su plena confianza en el área de RRHH para que puedan realizar un buen estudio e identificar qué puntos a mejorar existen y cómo de satisfechos están las personas.


2. Capacita a las personas de tu organización

Una vez detectamos los puntos a mejorar, debemos centrarnos en capacitar a las personas de nuestra empresa. En esta metodología es vital estar en constante contacto con el mercado, por lo que también será imprescindible que nuestros empleados/as estén actualizados de las tendencias y apostemos por su desarrollo profesional.


3. Comunicación transparente y constante

Uno de los pilares para fomentar el trabajo en equipo y la confianza en la empresa es comunicar de forma constante y de una manera clara y transparente. Comunica los pasos que se están tomando en la empresa y los motivos de los cambios. Aprovecha diferentes espacios para conocer qué les está pareciendo a las personas las acciones y de esta manera recibir feedback. Esto transmite cercanía y dará una mayor confianza de las personas en la empresa.


4. Fomenta la flexibilidad

La metodología agile se basa en dar más autonomía y poder de decisión a las personas, por lo que es vital que ofrezcas flexibilidad a tus empleados/as. Permite que tomen sus propias decisiones y lleven a cabo diferentes acciones.


Todo esto complementado con teletrabajo y horarios flexibles para que las personas puedan trabajar con la mayor libertad posible. Si cumplimos el punto de la comunicación, este tipo de medidas no serán un impedimento, sino todo lo contrario, ayudará a que las personas sean más productivas.


5. Contar con los perfiles adecuados

La metodología agile debe de ser parte de tu cultura empresarial, por lo que todos los miembros de la organización deben de entender este nuevo mindset y adaptarse plenamente a ella, ya que los procesos internos, la manera de trabajar, e incluso los roles van a transformarse.


Es clave que los/as nuevos/as empleados/as que se incorporen tengan ya este mindset, ya que esto ayudará a que se sientan mucho más a gusto y se adapten con mayor rapidez.


No todo el mundo está dispuesto a llevar a cabo un cambio tan importante como este, por lo que tendrás que valorar quienes encajan en esta nueva cultura y quienes no son capaces de integrarse.


A continuación os dejamos varias barreras que os podéis encontrar por el camino y cómo podéis resolverlas:


  1. Evaluar la Cultura: Es posible que la cultura actual esté muy lejos de ser una mentalidad ágil, por lo que será muy importante detectar cuales con los puntos principales en los que se va a trabajar.

  2. Disponibilidad del personal con Competencias adecuadas: Para realizar dicho cambio se necesita de personas que ya tengan integrado esta metodología y sepan aplicarla

  3. Resistencia general al cambio: Si la cultura ha sido de una manera durante muchos años, serán varias las personas que no quieren asumir este tipo de transformación. Se debe de dejar muy claro cual es el objetivo y qué beneficios va a tener no sólo para la empresa sino para todos los/as empleados/as

  4. Apoyo de la Gerencia General : Es imprescindible que la gerencia de la empresa apoye el proyecto y sea clave en la estrategia de la organización.

  5. Complejidad del Proyecto: Aunque realizar esta transformación pueda llevar un tiempo, se deben de transmitir unos pasos claros que no generen sensación de dificultad

  6. Capacidad de Escalar: Se pueden realizar unos primeros pasos en departamentos que estén más abiertos a este tipo de transformaciones para que después, ellos mismos puedan ser embajadores de aplicar esta metodología en toda la empresa

  7. Recursos disponibles (tiempo, presupuesto, equipos, eco.): Una de las barreras más comunes en las empresas son el tiempo de las personas y el presupuesto que esta transformación supone. Para ello os recomendamos que os informéis de distintas ayudas de SPRI, que facilitan la inserción de este tipo de procesos.


Esperemos ahora que conocéis la metodología HR agile, qué beneficios tiene y cómo podéis aplicarla comencéis a realizar acciones para conseguir una organización que pone a las personas en el centro y que es más competitiva en el mercado.


91 vistas0 comentarios