¿INCENTIVAS LA PROACTIVIDAD EN TU ORGANIZACIÓN?

Actualizado: abr 29

Los equipos y sus logros se ven directamente afectados por las acciones que cada unx de lxs integrantes realizan. La diferencia de tener una persona proactiva o reactiva adquiere una gran importancia en los equipos de trabajo, ya que dependiendo de los perfiles que lo compongan el esfuerzo se podrá repartir más equitativamente.

Aquellxs empleadxs con características proactivas tienen una mayor actitud para generar iniciativas propias, que suman al grupo y valgan la pena, además de que ayuda a llevar los asuntos adelante. Estas personas también tienen una capacidad muy buena de tomar decisiones, son colaborativas y promueven una gestión de personas de calidad.

Sin embargo, lxs trabajadorxs reactivxs tienen dificultades para asumir sus errores, demoran encarar las soluciones, suelen echar la culpa a los demás, se excusan y son más agresivas. Al no hacerse cargo, molestan y son altamente contraproducentes para los demás, en todos los niveles.

¿Sabes de alguien que tenga alguno de esos dos comportamientos?

Características Proactivas VS Reactivas

Una persona proactiva ayuda a que todo aquello que hay que realizar se cumpla y funcione, siendo así una persona con mucha iniciativa. Para ello combinan 3 aspectos.

  • Son conscientes: Piensan, procesan y escogen aquello que suma, dejando de lado todo lo que no es relevante.

  • Se focalizan: Lejos de saltar por cada problema que se presenta, tienen la capacidad suficiente para encarar las situaciones enfocándose en la solución, no en el problema.

  • Son empáticos: Buscan generar un entorno adecuado que facilite la resolución de los conflictos, mediante la generación de respeto y confianza.



Por el contrario, lxs empleadxs reactivxs, a su vez, se expresan permanentemente alternando estos tres comportamientos:

  • Generan emociones tóxicas: Sobre reaccionan ante situaciones, provocando que las personas les huyan y que, incluso, generen miedo.

  • Se distraen con facilidad: Tantas emociones les dificulta ver con claridad las acciones a tomar y su nivel de responsabilidad en el asunto.

  • Enfocados en el problema: El/La trabajador/a reactivx mira solo el problema y sienten que están haciendo algo al reaccionar aunque en realidad no genera nada nuevo. Genera desconfianza y produce alejamiento con el entorno, además de ampliar el tiempo de la resolución de retos.



¿Cómo se puede cambiar de ser reactivos a proactivos?

Con el fin de realizar un cambio de una actitud reactiva a una proactiva os recomendamos que sigáis los siguientes consejos.

No actuar en caliente

En una situación práctica donde uno se encuentra con una alta tensión trata de gestionar las decisiones y no dejarse llevar por los impulsos. Bajar el ritmo y tomar una pausa, no dar respuestas inmediatas a situaciones complejas o avisar de que se necesita un tiempo para reflexionar debido a la cantidad de “inputs” o variables que existen son algunas de las formas más sanas de autocontrol.

Esto traerá consigo una mayor tranquilidad para resolver retos, mejorarán las relaciones y vínculos con lxs compañerxs y hará que las personas se sientan co-creadorxs y responsables de las situaciones que afronten.

Cambiar el lenguaje de reactivo a proactivo

Somos capaces de decidir que respuesta podemos dar, por lo que hay que buscar el cambio en nuestro lenguaje y ello traerá consigo mejores resultados.

Una persona reactivas diría frecuentemente:

En cambio, el lenguaje proactivo esta mas enfocado en cumplir los objetivos.


Ser proactivo se puede elegir, y es que todo depende de como queramos actuar. El punto clave se encuentra en ser conscientes de cuando tenemos la oportunidad de sacar esa iniciativa adelante, olvidándonos de las emociones negativas de las personas reactivas.


Te compartimos varias herramientas para lograr ser más proactivo: salir de la zona de confort; pensar fuera de la caja; analizar el propósito mayor de lo que desea ser resuelto; tomar conciencia del estado interno en estado de reacción, y cómo quisiera estar en modo proactivo (seguramente, más sereno, calmo, abierto y empático).


Durante nuestro día a día laboral es muy importante tener en consideración el modelo de acción-reacción. Es decir, las acciones proactivas nos llevan a unas reacciones donde lograremos grandes resultados. En gran parte, sacar una actitud con mayor iniciativa solo depende de como gestione cada uno sus emociones y su capacidad para dominarse a si mismo.



14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo