La metodología Scrum en 3 pasos

Las metodologías Ágiles en la gestión de personas se usa cada vez más y está compuesta por una gran variedad de herramientas, como puede ser Scrum. Pero… ¿Sabes lo qué es y cómo funciona la metodología Scrum? ¿Cuáles son las etapas, los procesos y qué perfiles intervienen en esta forma de trabajo?


La función de Scrum es la de aplicar de manera constante una serie de buenas prácticas, las cuales se trabajan en equipos colaborativos con el fin de obtener el mejor resultado posible.


Las características iniciales de la metodología Scrum son los siguientes:

  • Desarrollo Incremental: Generar una estrategia por etapas que ayude a desarrollar paso a paso un producto, en vez de planificar y ejecutar completamente el desarrollo de un proyecto.


  • Apoyarse en el conocimiento: No fijarse tanto en la calidad del proyecto sino en aprender de los conocimientos obtenidos de cada una de las pruebas.


  • Etapas solapadas: Las diferentes fases del proyecto se desarrollan conjuntamente, en lugar de generar un ciclo secuencial.


¿Qué perfiles deberían formar parte en un proceso SCRUM?


El primer paso que hay que realizar para tener éxito en un proyecto donde se aplique esta metodología es el de tener el equipo de trabajo adecuado. A continuación os compartimos unos perfiles que deberían participar en este proceso.


Facilitador o Scrum Master


La persona que dinamiza el proyecto y el cual desatasca cualquier punto que impida al equipo avanzar hacia sus objetivos. El Scrum Master realiza un trabajo muy importante que sirve para proteger al equipo de cualquier influencia que les distraiga o bloquee.


Equipo Técnico


El objetivo del ScrumTeam es el de entregar un proyecto. Es necesario que en este equipo haya un grupo de 3-9 personas con habilidades técnicas para realizar el trabajo (análisis, diseño, desarrollo, pruebas, documentación, etc.) y a ser posible un equipo multidisciplinar.


Product Owner


Este perfil es el dueño del producto o servicio a recibir, en definitiva es el cliente. Esta persona o entidad es la que expone sus necesidades y exigencias para que el proyecto salga de forma óptima.


¿Cuál es el proceso que se vive?


En Scrum, los proyectos se ejecutan en un corto período de tiempo, con una duración fija de 2 a 4 semanas. Cada iteración debe proporcionar un resultado completo, y una mejora del proyecto final que puede entregarse al cliente con el menor esfuerzo posible.


El proceso comienza con una lista de objetivos prioritarios para el producto o servicio, que sirve como plan de proyecto. En esta lista, los clientes (Product Owner) junto con los Scrum Masters priorizan los objetivos, equilibran el valor y el costo que brindan y los dividen en iteración y entrega.


1. El primer día, se lleva a cabo una reunión de planificación del sprint. Tiene dos partes:


  • La elección requerida: El cliente proporciona al equipo una lista de requisitos prioritarios para el proyecto, y donde el equipo hará preguntas y seleccionará los requisitos de mayor prioridad.


  • El plan de iteración. El equipo desarrolla una lista de tareas iterativas necesarias para desarrollar los objetivos seleccionados. Posteriormente, los miembros del equipo se reparten las acciones, se asignan responsabilidades y responsables, bien sea en individual, en parejas o en grupos, con la finalidad de compartir conocimientos, generando un mayor valor al proyecto y además pudiendo resolver retos complejos gracias a los aprendizajes de cada uno de los integrantes del equipo.

2. En segundo lugar, la implementación de la iteración

Diariamente se realiza una reunión de actualización (Check In) de unos 15 minutos. Se analizan los resultados obtenidos de cada una de las tareas a realizar (dependencias entre tareas, desarrollo hacia la meta, retos que impidan llegar al objetivo) y de esa manera poder realizar los ajustes necesarios que hagan posible que los objetivos previstos al final de la iteración se cumplan. En dichas reuniones se responden a 3 preguntas.

  • “¿Qué he hecho desde el último Check In para ayudar al equipo a lograr su meta?”

  • “¿Qué voy a realizar a partir de ahora para ayudar al equipo a cumplir su objetivo?”

  • “¿Qué problemas tengo o voy a tener que nos impiden conseguir el resultado que esperamos?”

Durante todo este proceso, como comentábamos anteriormente, el Scrum Master estará para ayudar a los miembros del equipo a mantener el foco en una meta.

  • Elimina las dificultades que el grupo no puede solventar.

  • Protege a los miembros de interrupciones externas que puedan afectar al logro del objetivo y/o a su productividad.

En cada iteración, el cliente junto con los miembros del equipo analizan la lista de requisitos, y si es necesario los rediseñan para llevar a cabo la siguiente iteración, con el fin de aumentar la usabilidad, la utilidad y el retorno de la inversión.

3. En tercer lugar, se analiza y adapta el proyecto el cual tiene dos partes:

  • Revisión. El equipo presenta al cliente los requisitos completados en la iteración, en forma de incremento de producto preparado para ser entregado con el mínimo esfuerzo. En función de los resultados mostrados y de los cambios que haya habido en el contexto del proyecto, el cliente propone una serie de adaptaciones necesarias de manera objetiva, y se re-planifica la estrategia a seguir.


  • Retrospectiva. El equipo analiza cómo ha sido su manera de trabajar y cuáles son los problemas que podrían impedirle progresar adecuadamente, mejorando de manera continua su productividad. El Facilitador se encargará de eliminar o escalar los obstáculos identificados que estén más allá del ámbito de acción del equipo.


¿Cuáles son sus beneficios?

1. Permite una mejor determinación del tamaño del proyecto

A través de Sprint dividimos el proyecto en pequeñas partes, lo que es más fácil de gestionar que si intentamos abarcar todo el proyecto.

De esta forma, podemos determinar fácilmente los objetivos de cada etapa, e incluso los contratiempos que podamos encontrar en el proceso.

2. Fecha de entrega del proyecto realista

Al intentar ejecutar un proyecto grande, uno de los mayores retos es dar por hecho de que la entrega se realizará en un día en concreto.. Durante un largo período de tiempo, hay muchos imprevistos e incertidumbres que retrasarán la entrega.

La iteración del método Scrum, al segmentar los objetivos a cumplir, logran un margen de error mucho menor. Por tanto, la fecha de entrega final está más cerca del plan.

3. Aprendizaje rápido en equipo

Las interacciones se completan en un corto período de tiempo, generalmente entre 2 semanas y un mes, y son independientes del resto, lo que permite utilizar el aprendizaje en el siguiente sprint del proyecto.

En otras palabras, no es necesario completar el proyecto para darse cuenta del error, sino aprender y corregir a medida que se desarrolla el proyecto.

4. Retroalimentación rápida y precisa

Como mencionamos anteriormente, el método Scrum recomienda realizar una reunión rápida todos los días, en la que el equipo brinda retroalimentación sobre las 3 preguntas planteadas en el punto 2 del proceso.

Estas reuniones permiten a todo el equipo comprender todos los aspectos del proyecto y proponer rápidamente soluciones a posibles contratiempos. La solución se implementa de inmediato, lo que reduce significativamente el tiempo de reacción al incidente.

5. Obtenga el producto mínimo viable (MVP):

La ventaja de lograr MVP es que no requiere que el proyecto esté completamente terminado para comenzar. Debe ser lo suficientemente bueno y brindar las garantías necesarias para lanzarlo al mercado, pero está lejos de ser perfecto.

El propio mercado será responsable de probarlo y proporcionar retroalimentación para que pueda obtener rápidamente actualizaciones adaptadas a las necesidades específicas y reales del público objetivo.

6. Autonomía y responsabilidad

Además, el método ágil involucra a todas las partes del proyecto: colaboradores, compañeros/as, clientes, proveedores... Por tanto, es una forma de fomentar la responsabilidad interna dentro del equipo y aportar un alto grado de autonomía.

Un factor que beneficia a los profesionales, brindándoles confianza y desarrollo personal y profesional.

En conclusión, las metodologías ágiles y en concreto Scrum, nos traen un gran avance a la hora de desarrollar nuevos proyectos. Hablamos de mejorar la calidad de las entregas, de mejorar la productividad de los/las empleados/as, incrementar la involucración de las personas y muchos más beneficios que ayudan a la empresa a ser más competitiva en el mercado.


8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo