LAS CLAVES PARA IMPLEMENTAR EL EMPLOYER BRANDING

El Employer Branding, no es un moda pasajera, sino que viene para quedarse. Como os comentamos en el anterior artículo, el Employer Branding se define como“… un conjunto de atributos y cualidades, a menudo intangibles, que hace que una organización sea característica, prometiendo una experiencia laboral determinada y atrayendo a aquellas personas que prosperarán y rendirán mejor en su entorno”.


Durante la última década, la gestión de personas ha ido experimentando grandes cambios, una evolución acelerada gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías en el sector laboral que mejoran y facilitan el desempeño de los empleados y su forma de trabajar, aportando un mayor dinamismo y libertad.


Esta transformación ha originado que existan varios elementos que se consideran esenciales. Horarios flexibles, tele-trabajo, estructuras horizontales o reuniones ‘a distancia’ son algunas de los elementos básicos que requiere este nuevo mercado y que deberían ser explotadas y reforzadas por las compañías que busquen posicionarse como ‘atractivas’ para los trabajadores, ya que es esto, precisamente, lo que estos buscan y más valoran.



La imagen que genera una empresa sobre las personas actuales y futuras de la empresa va mucho más allá de lo que es visible a primera vista, ya que también entran en valor aquellos puntos de contacto más racionales y emocionales que la empresa debería brindar. Entre las variantes que son tenidas en cuenta a este respecto se encuentra la conciliación entre la vida personas y laboral, una remuneración justa, periodos de descanso regulados, el reconocimiento, las oportunidades de formación, los convenios o la proyección de futuro y el crecimiento profesional dentro de la empresa.


Un estudio de Randstad Employer Brand Research 2018 destaca que los empleados tienen claras sus preferencias a la hora de elegir o mantenerse en una empresa. Los tres puntos de contacto más relevantes a este respecto para los españoles son el salario (63%), la conciliación entre la vida personal y profesional (55%) y el buen ambiente de trabajo (50%)


Aunque es un concepto que nace en los Estados Unidos en los años 60 y se populariza en los 80, a España ha llegado hace relativamente poco. Este asunto se veía como un reto que sólo preocupaba a las empresas más grandes. Sin embargo, parece que en esta segunda década de del siglo XXI nuestros oídos se han acostumbrado a escuchar este anglicismo.



Aunque este movimiento haya llegado a España y se haya empezado a dar los primeros pasos hacia un buen Employer Branding, aún se están dando las primeras pinceladas. ¿Cuáles son los ingredientes de una estrategia de Employer Branding?


1. Destacar las características de la empresa e incentivos de los empleados.


Existe la posibilidad de que, con ello, se atraiga no sólo al talento sin empleo sino también a aquellos empleados que estén trabajando pero quieran una alternativa laboral. Es por ello que recomendamos dejar clara la posibilidad de crecimiento (tanto laboral, como personal), siempre es bueno "promocionarse gracias a un buen clima en el trabajo y la responsabilidad social".


2. Debe dar respuesta a diferentes atributos


Atributos funcionales (desarrollo profesional, implicación, oportunidades, etc.), económicos (el salario y cualquier posibilidad de instrucción o capacitación, actividades en la empresa, horas flexibles ante imprevistos, etc.) y psicológicos (sentimiento de identificación con la empresa, participación con la misma e interés en su valor). Se ha demostrado que aquellas compañías que desarrollan planes para motivar a sus trabajadores experimentan un aumento del 26% de sus ingresos anuales en comparación con aquellas que no cuentan con tales medidas.


3. Priorizar la relación con los empleados y su cuidado


A fin de cuentas, no es eficaz conseguir excelentes candidatos, si una vez se les contrata no se sienten valorados e identificados. Perfiles que buscan algo más que un empleo. Es por ello, que os invitamos a generar una estrategia alineada con los objetivos de vuestra plantilla, dándoles la oportunidad de trabajar en aquellos proyectos que más les enganchan y trabajen con una gran ilusión.


4. Apoyarse en la RRSS


La llegada de las redes sociales y otros nuevos métodos de comunicación, han generado una mejora para las estrategias de employer branding, dado que permite mostrar una mayor transparencia y la imagen que la empresa quiere mostrar. Los nuevos canales online se han convertido en herramientas internacionales para implantar relaciones profesionales a cualquier nivel. Debido a esta estrategia, el employer branding es una gran solución para alcanzar nuevos perfiles de distintos países.


Los empleados potenciales usan Internet para buscar e informarse de nuevas posibilidades. Es por ello tan importante mantener una buen imagen en las RRSS. El entorno online proporciona herramientas como Slack o las redes sociales que mejoran la comunicación entre las empresas y los empleados y a la inversa. De esa manera es más fácil conocer los objetivos de los empleados.


Tras todo lo dicho, damos una gran importancia trabajar las RRSS y todos aquellos medios de comunicación online. Tu empresa puede ofrecer una gran experiencia para los empleados donde los objetivos de estos perfiles se puedan cumplir, pero la mejor forma de darse a conocer es usando las herramientas online que existen hoy en día, herramientas como LinekdIn, Youtube, Facebook o Twitter.

18 vistas

Atracción y retención de talento

  • White LinkedIn Icon
  • Twitter Icono blanco

©2023 by Bilva. 

Diagnóstico

Diseño de soluciones

Implementación

Beneficios