PROBLEMAS QUE CAUSA LA MALA COMUNICACIÓN INTERNA EN LA EMPRESA

La comunicación interna, una herramienta que resulta ser la base de cualquier empresa, y que está presente en absolutamente todos los procesos, niveles y actuaciones de la misma. Tanto, que es uno de los factores que construyen la identidad de la organización. De hecho, una gran mayoría de los problemas que surgen habitualmente en las empresas, están directamente relacionados con una mala comunicación, o la falta de ella. Y por eso es tan necesaria.


Pero tan necesaria… ¿Exactamente para qué?

  • Es imprescindible para un buen liderazgo.

  • Es necesaria para cumplir los objetivos marcados y ser una empresa eficiente.

  • Es fundamental para coordinar equipos y departamentos.

  • Es indispensable para garantizar y aumentar la integración, motivación, compromiso, implicación, etc. de todos los empleados, independientemente del mando que tengan.

  • Es muy importante para crear equipos eficaces y productivos.

  • Es un elemento clave para la gestión del talento.

  • Permite compartir los valores, visión y cultura (además de lo evidente, que es la información necesaria en cada momento).

  • Posibilita a que el personal se alinee con la estrategia corporativa de la empresa.

Probemos a verlo también desde el otro lado de la moneda, desde el lado contrario. ¿Qué pasa si nuestra empresa carece de comunicación interna?

  • Sin comunicación, no hay buen liderazgo que valga.

  • Sin comunicación interna, los procesos se mezclan, se ralentizan,… Y el cumplimiento de los objetivos, también. Así, lógicamente la eficiencia de la empresa en general, disminuye.

  • Sin comunicación, es imposible coordinar equipos y departamentos correctamente, para que sean eficientes y productivos.

  • Sin comunicación no podemos garantizar la integración, motivación, compromiso, implicación, etc. de los empleados, y mucho menos aumentarlo.

  • Por la misma razón que la anterior, sin comunicación no podemos tener equipos eficaces. La falta de comunicación hace que el desempeño de los trabajadores se desinfle rápidamente.

  • Como es lógico, la gestión del talento no puede existir sin una buena comunicación. Ni del talento, ni de nada, en general.

  • No es posible compartir los valores, la visión y la cultura, y mucho menos la información necesaria para que la empresa funcione correctamente.

  • Es prácticamente imposible que el personal se alinee con la estrategia corporativa de la empresa.


Aun así, a pesar de todo ello, hoy en día todavía hay muchas organizaciones que no gestionan correctamente la comunicación interna, porque no le prestan la debida atención y porque la descuidan. Y la razón más habitual es muy sencilla: solo ven los gastos que puede suponer cuidar de este recurso, y no la enorme cantidad de beneficios que trae cuando funciona de la manera correcta. A continuación, desglosamos estas consecuencias que conlleva la mala o falta de comunicación interna en un entorno laboral: PROBLEMAS QUE PUEDE CAUSAR UNA MALA O LA FALTA DE COMUNICACIÓN INTERNA EN UN ENTORNO LABORAL:

  • Rumorología y desconfianza: los rumores surgen cuando la información no está clara o está incompleta. Y además, tampoco se solucionan solos. Lógicamente, es necesario que se haga mediante una comunicación adecuada; y si los rumores negativos no cesan, siempre se hacen bola, y no habrá ninguna confianza en la organización.

  • Conflictos entre los empleados: conflictos personales, rumores que no se aclaran, ambiente laboral negativo, deterioro de las relaciones profesionales interpersonales (entre compañeros del mismo equipo, de departamentos distintos, de mandos diferentes,… Entre todos los empleados en general), relaciones débiles entre los líderes o responsables y sus equipos, sentimientos como frustración y resentimiento,… Y por lo tanto, mucho menos desempeño de los trabajadores, y mucha menos productividad para la empresa.

  • Deterioro del clima laboral, causado por las mismas razones mencionadas en el punto anterior. La comunicación constante entre los líderes y responsables y sus empleados, algo muy sencillo de llevar a cabo, podría solucionar rápidamente este problema, evitando que se genere un clima laboral negativo (o recuperando un clima laboral positivo).

  • Confusiones respecto a las expectativas de la empresa, y prioridades que no están claras,…

  • No hay colaboración, y por lo tanto también disminuye el compromiso. El sentimiento de pertenencia no se crea de la nada. ¿Cómo vamos a hacer que nuestros empleados se sientan parte de nuestra empresa, si ni siquiera nos comunicamos con ellos, o lo hacemos demasiado poco y mal?

  • El personal no está alineado con la estrategia corporativa, por la simple razón de que las personas no podemos entendernos cuando la comunicación no es adecuada o es inexistente. Por lo tanto, las líneas estratégicas tampoco pueden estar claras si no se comparte la información necesaria sobre ellas.

  • Será imposible cumplir con los objetivos estratégicos si no podemos desarrollar una estrategia adecuada. Y esto sin una comunicación interna decente, no será posible.

  • Los valores y la cultura empresarial no son compartidos y no están presentes en el día a día. Y no pasará si no se comunican, o si no se comunican adecuadamente y se entienden de una forma incorrecta.

  • No habrá feedback ni seguimiento de las personas. Si la comunicación no es nuestro fuerte, el feedback y seguimiento del personal tampoco lo serán. Esto conlleva muchos problemas para el desarrollo de nuestros empleados y del talento, para retener al personal, etc.

  • No poder dar respuesta a las necesidades y opiniones de las personas, porque no sabremos con exactitud cuáles son estas necesidades. Así no podremos garantizar una buena experiencia al empleado.

  • Desmotivación de nuestro personal, por todo lo mencionado anteriormente. Y por lo tanto, una disminución significativa de su desempeño y de la productividad de la empresa.

  • Mala experiencia del empleado.

  • Problemas de crecimiento empresarial. Si no hay comunicación, ni feedback, ni seguimiento del desempeño y bienestar de nuestros trabajadores, todo ello afectará al rendimiento y al crecimiento de nuestra organización, estancándola completamente.

  • Dificultades en la toma de decisiones, al no haber relaciones adecuadas entre equipos/departamentos y tareas, procesos o estrategias (que a su vez implicará no poder dar respuesta a nuestros clientes y usuarios).

  • Problemas de adaptación al cambio y poca innovación, ya que es necesario que todos los miembros de una empresa se comuniquen cuando se trata de adaptarnos a un entorno nuevo, a unas condiciones nuevas, a nuevos retos y proyectos,…

  • Insatisfacción de los clientes, a causa de todos los problemas de gestión que puede traer la falta de comunicación interna.


Obviamente, el gasto que conlleva encargarse de gestionar correctamente la comunicación interna de una compañía, es elevado. Es algo que no podemos negar. Sin embargo, sacar adelante una empresa siempre implica mucha inversión y derroche, y no solo para garantizar una buena comunicación interna. Hemos mencionado de forma muy general los beneficios que acarrea optimizar este recurso, sin insistir mucho en ellos; pero también hemos comprobado la infinidad de problemas que puede causar el hecho de no cuidar de esta herramienta.

Formar y sacar adelante una organización es costoso, mucho. Pero los detalles importan, y la comunicación interna no es un detalle pequeño, precisamente. Es lo que construye la base y la identidad de la empresa. Y la atención que debemos prestarle debe estar a la altura de la importancia que tiene.

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo