¿QUÉ BENEFICIOS TRAE TENER A LAS PERSONAS SATISFECHAS EN LA EMPRESA?

Actualizado: nov 8

Como todos/as habremos escuchado millones de veces, el/la empleado/a es el motor de una organización, y tal y como explicamos en este artículo, su seguimiento está directamente relacionado con la productividad de la empresa.


En la Psicología de las Organizaciones, Edwin A. Locke define la satisfacción laboral como “un estado emocional positivo y placentero resultante de la percepción subjetiva de las experiencias laborales del sujeto”. Concretamente, la (in)satisfacción afecta directamente al desempeño del trabajador/a y a cómo responde dentro de su organización; y esto, como es lógico, repercute en la productividad de la empresa.


En pocas palabras, podríamos decir que un trabajador con una experiencia positiva y adecuada en su empresa, es un empleado/a satisfecho. Y a la vez, un trabajador satisfecho, significa mayor productividad para la organización:


La satisfacción laboral también puede definirse como la relación o correspondencia entre las necesidades, intereses y demandas de los empleados y lo que ellos mismos sienten que reciben por parte de la organización:




En cualquier caso, se trata de una relación bidireccional que beneficia a ambas partes, más o menos de la siguiente manera:

BENEFICIOS DE MANTENER AL EMPLEADO/A SATISFECHO/A

  • La búsqueda de la satisfacción de los trabajadores por parte de la empresa, mejora el estado de ánimo del personal, ya que se cubren sus necesidades, intereses, bienestar y felicidad.

  • Al mejorar su estado de ánimo, aumenta su motivación.

  • A su vez, el aumento de la motivación de un trabajador también mejora su desempeño.

  • Aumenta el compromiso del empleado. Si el personal recibe implicación por parte de su empresa en cuanto a su bienestar y felicidad en la organización, y siente que la empresa realmente apoya sus intereses y cubre sus necesidades, la probabilidad de que se comprometa con los objetivos de la misma aumentará.

  • Reduce la rotación de personal. Un empleado satisfecho es menos probable que renuncie a su trabajo.

  • Reduce el ausentismo. Los trabajadores satisfechos tienen menor probabilidad de faltar al trabajo.

  • Como resultado de todo ello, aumenta la productividad de la organización.

ENTONCES, ¿QUÉ FACTORES CONSTITUYEN LA SATISFACCIÓN LABORAL?

El estado de ánimo del empleado y su bienestar y felicidad en el trabajo, y por tanto su satisfacción laboral en general, están determinados por varios factores básicos dentro de la organización:

  • Condiciones laborales. Desde la seguridad laboral y las condiciones ergonómicas (medios de trabajo, ubicación, etc.) y físicas (orden y la limpieza); hasta las condiciones económicas y beneficios (seguro médico, vacaciones, etc., e incluyendo también incentivos no monetarios como la flexibilidad de horarios, crear espacios de descanso y desconexión,…), políticas y valores de la empresa, etc. También se debe tener en cuenta la carga de trabajo del/la empleado/a.

  • Oportunidades de crecimiento y desarrollo (incluyendo la formación), ya que ayuda a la realización personal y en su desarrollo profesional.

  • Naturaleza y contenido del trabajo en sí: habilidades que requiere, tareas y responsabilidades, impacto del trabajo, autonomía y retroalimentación (sobre su eficacia, resultados,…).

  • Clima y ambiente laboral, cohesión y relaciones con los/as compañeros/as de trabajo.

  • Las condiciones del bienestar del/la trabajador/a: horario, alimentación, atención a la salud, transporte, satisfacción (o no) de necesidades por parte de la organización y satisfacción (o no) de necesidades de desarrollo (cultural, social, personal y profesional).

  • Compromiso e implicación de la empresa.

  • Liderazgo y supervisión, y el trato que reciben desde mandos superiores o directivos y relación con sus supervisores o responsables inmediatos. El apoyo técnico y emocional de líderes a empleados, y el hecho de que éstos se sientan valorados y reconocidos es clave para la retención de los empleados.

  • La comunicación es una manera sencilla de desarrollar un ambiente de trabajo saludable, promover una buena coordinación y fomentar un correcto funcionamiento y gestión general de la empresa.

  • El esfuerzo y los resultados individuales, es decir, la correspondencia entre el salario e incentivos y factores como: las necesidades personales del/la empleado/a; sus conocimientos, habilidades, capacidades y competencias; los resultados de su trabajo; etc.

Por otro lado, según la clásica Pirámide de Maslow, o su Jerarquía de Necesidades, las necesidades humanas esenciales (en este caso las referentes a las condiciones laborales), deben cumplirse antes de cubrir necesidades más complejas como el clima y las relaciones laborales y el sentimiento de pertenencia y reconocimiento; hasta llegar, por último, a la auto-realización.


MEDICIÓN Y SEGUIMIENTO DE LA SATISFACCIÓN DEL EMPLEADO

La metodología para medir la satisfacción del personal, y además realizar cierto seguimiento de la misma, incluye desde encuestas tradicionales o software de encuestas, hasta entrevistas con los empleados.

Como todo, ambos tipos de metodología tienen sus pros y sus contras, sin embargo quizás la herramienta más utilizada sea la encuesta (o software de encuestas), por varias razones:

  • Aporta el anonimato que una entrevista no puede proporcionar. Si les preguntamos cara a cara a nuestros empleados cómo se sienten trabajando en nuestra empresa, lo más probable es que se corten y que todas las respuestas sean sospechosamente positivas. Y lo mismo pasará si les pedimos críticas constructivas hacia nuestro trabajo como mandos superiores o recomendaciones sobre cómo mejorar.

  • Recibimos información honesta e imparcial, ya que permitimos a nuestros empleados expresarse libremente, lo cual permite conseguir una retroalimentación más sincera y realista.

  • Podemos obtener comentarios que nos servirán de ejemplo o nos ayudarán a desarrollar o mejorar acciones favorables para la organización.


Al final, podemos ver que gran parte del éxito de una organización depende de cuán contentos/as estén los/as empleados/as en su puesto de trabajo y con su empresa. Un/a empleado/a con condiciones laborales adecuadas y necesidades personales y profesionales cubiertas, es un/a empleado/a feliz y motivado/a en su trabajo, y por lo tanto mucho más comprometido/a. Un/a empleado/a comprometido/a, será mucho más eficiente en su trabajo y aportará más desempeño. Y, como es evidente, empleados/as que trabajan mejor y obtienen mejores resultados, harán aumentar la productividad de la empresa.


Es decir, exactamente lo que mencionábamos antes: una relación bidireccional que, llevada correctamente, siempre beneficiará a ambas partes.


16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo